Arzobispado Castrense

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Actualidad Pentecostés en la Academia de Infantería

Pentecostés en la Academia de Infantería

E-mail Imprimir

08“Acuérdate también de tus hijos José María, Juan Carlos, Sergio, Francisco Javier, Javier, Alberto, Sergio, Alejandro, Francisco de Ana, Carlos, Adrián, Álvaro, Jesús Ángel, Pablo, José María, Álvaro y Arturo que, regenerados en el bautismo, hoy has confirmado, marcándolos con el sello del Espíritu Santo; custodia en ellos el don de tu amor”.

Así sonó la intercesión particular de la plegaria eucarística, dentro de la vigilia de Pentecostés celebrada en la Capilla de la Inmaculada de la Academia de Infantería, y en la que el Vicario Episcopal del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil, don Pedro Jiménez del Olmo, administró el sacramento de la Confirmación a un soldado, cuatro caballeros alumnos, seis sargentos alumnos y seis caballeros alféreces cadetes.

Siete rosas rojas sobre el altar, significaban los siete dones del Espíritu Santo cuya plenitud recibían los hasta ese momento confirmandos, que de este modo completaban su proceso de iniciación cristiana “para gloria de Dios y bien de España”, como reza el recordatorio que les fue entregado al final de la celebración, inmediatamente antes de cantar juntos a nuestra Madre Inmaculada.

Mientras que el soldado, los cuatro caballeros alumnos y dos alféreces cadetes permanecen en la Academia, el resto están a punto de abandonarla una vez terminado su tiempo de formación. Unos y otros llevan en lo más hondo de su ser el don del Espíritu Santo que los ha hecho nuevos, que los ha transformado en “soldados de Cristo” –como recordaba el General Director en sus palabras antes de entregarles el Catecismo de la Iglesia Católica–, lo que sin duda no entraba en los planes de ninguno hace unos meses, pero sí en los de Dios que, afortunadamente para ellos, se ha salido con la suya.

Contó la celebración con el impagable servicio de un pequeño coro formado por cadetes, así como con la compañía de familiares y compañeros que abarrotaron una de las más hermosas capillas de todos los acuartelamientos de España.

Las postrimerías de la Pascua de 2012 han traído a la Academia toledana este fuego del Espíritu que concede a nuestro Ejército lo que más necesita: santos, que como fieles hijos de España, vuelen ansiosos al combate (ordinario o extraordinario) invocando el nombre de la Patria, y firmemente arraigados en las raíces cristianas del pueblo al que pertenecen y al que sirven, sean cada día fieles a su historia y dignos de su honor y de su gloria.

Laus Deo!

 


 

Apuntes para la vida

Alabarderos

Estadísticas

mod_vvisit_counterVisitas hoy271
mod_vvisit_counterAyer723
mod_vvisit_counterEsta semana2494
mod_vvisit_counterSemana pasada5516
mod_vvisit_counterEste mes16600
mod_vvisit_counterMes pasado17645
mod_vvisit_counterTotal de visitas1102577

Usuarios en línea 14