900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

El Mariano Ejército Español XX ¡Victoria, Jesús, Victoria!

Comencé, sin saberlo, una serie de trabajos documentados sobre las Patronas Religiosas de las Armas que integran la totalidad del Glorioso Ejército Español: la Inmaculada Concepción, de Infantería; la Virgen del Carmen, de Marina; la del Loreto, de Aviación; para terminar completando esta letanía militar con la Virgen del Pilar, de la Benemérita Guardia Civil. Siendo las cuatro, advocaciones clásicas en la mariología popular española, motivó el hecho de titularlos: “El Mariano Ejército Español”. Titulo que seguí manteniendo cuando decidí ampliar la lista de patronazgos castrenses, con los correspondientes a cada Cuerpo, ya que estos son integrantes de las tres Armas citadas.

Para terminar, haciendo de este número XX, el último de la serie, dedicado a SAN JUAN de CAPISTRANO, Patrono de los CAPELLANES CASTRENSES; dentro del Cuerpo de SERVICIO DE ASISTENCIA RELIGIOSA DE LAS FF.AA. que tiene por Patrona a la INMACULADA CONCEPCIÓN, al igual que la Fiel Infantería.

En la localidad de Capistrano, pueblecito perdido en la montañosa región italiana de Abruzzos, diócesis napolitana de Sulmona; el año 1386, nace Juan, en el seno de una familia con posibles para permitirle cursar estudios, a los que prestando todo su interés, le llevaron a ser abogado, juez y gobernador de Perugia. Pero en la prisión sufrida, tras una derrota militar, escuchó la voz de Dios que le llamaba al camino de la santidad, por el sacerdocio; ingresando en la comunidad de un convento franciscano. A cuyas puertas llegó pidiendo entrada, montando, al revés, la pobreza de un burro y luciendo un ridículo sombrero de papel donde se podía leer: “Soy un miserable pecador”. Queriendo, de esta forma, vencer su orgullo vanidoso ante la gente, que viéndole de esta guisa, se mofaban al paso, entre silbidos y pedradas.

A los 33 años recibió las Ordenes Mayores, y ya de sacerdote, recorrió durante más de cuatro décadas, después de Italia, toda Europa, por donde consiguió grandes y sonados frutos espirituales con su sincera predicación basada en las enseñanzas de San Bernardino de Siena, sobre las verdades de la conversión y la penitencia. Influenciando su presencia impresionante: flaco, pálido, semblante luminoso, ojos penetrantes y voz sonora capaz de traspasar el alma. Le hicieron acreedor de los sobrenombres de “El Padre Piadoso” y “El Santo Predicador”. Completando su labor pastoral con visitas a enfermos, y alguna curación obtenida con sus oraciones y sus bendiciones sacerdotales.

Su vida penitencial y sacrificada, de poco descanso y menos sueño, de tan austera y escasa comida; le llevó a padecer una cojera, molesta consecuencia de insufrible artritis, y de tremendos padecimientos estomacales. Sin que nada le hiciera perder la alegría jovial de su rostro.

El consejo bíblico de Jeremías: “Orad y trabajad por la nación donde estáis viviendo, porque su bien será vuestro bien”. Debió calar, por su meditación, el alma de Juan, que decidió dedicar su ministerio sacerdotal sirviendo en capellanías militares; llendose a Hungría, donde se dirigían los turcos musulmanes, que después de haber conquistado Constantinopla en 1453 y ocupado Serbia, se proponían invadir Europa, atropellando a los cristianos que no renegaran de su fe. Incitando al pueblo, con su predicación, a salir en defensa de la religión base de su tradición cultural, logrando un buen ejército de multitudes creyentes que supieron responder a sus devotas arengas. Su intervención impidiendo la retirada de las fuerzas católicas, inferiores en numero y en armamento a los jenízaros armados hasta los dientes y a los 200 cañones de su flota, que por el Danubio se acercaban a Belgrado. Salvó la ciudad de Bucarest, pues además de este triunfo conseguido por la inferioridad de los batallones cristianos; con su grito de: “Victoria, Jesús, victoria” a la vez que enarbolaba una bandera con una Cruz, supo mantener la tropa defensora de la Ciudad, que se disponía a la inevitable huida. Y sin emplear nunca armas materiales; tan solo basaba en la oración y la penitencia, el convencimiento de su inspirada palabra: “Creyentes valientes, todos a defender nuestra santa religión”, enardeció a los cristianos, que en un asalto final derrotaron al enemigo obligándole a abandonar aquella región para siempre.

Todos los capellanes, estimulados por tan santo ejemplo, celebraban a diario Misa con la predicación correspondiente, poniendo a los soldados en disposición de recibir la Eucaristía habiendo pasado por la confesión. Dando lugar a los comentarios populares que aseguraban la semejanza de estos cuarteles con claustros religiosos. Mientras el Vicario de Cristo, desde Roma, imploraba a todo el orbe católico, el rezo del Angelus para pedirle a la Virgen su intercesión por los fieles guerreros.

La descomunal cantidad de cadáveres, consecuencia de batalla tan atroz, contaminó el aire de putrefacción hasta desatar una incontenible epidemia de tifo que contagiando al Santo Siervo, le ocasionó la muerte el 23 de octubre de 1456. Pareciendo que Dios había aceptado la ofrenda de Juan de Capistrano, que le pidió la aceptación de su vida, por la victoria de los defensores de la Iglesia Romana.

El Papa Inocencio X, declaró su Beatificación, el 19 de diciembre de 1650; hasta que 40 años más tarde, el 16 de octubre de 1690, fue Canonizado por S.S. Alejandro VIII.

La Iglesia para la liturgia de su celebración, el 28 de marzo, dedica las siguientes partes propias de su memoria:

ORACION: ¡Oh Dios! Que por medio del bienaventurado Juan hicisteis triunfar a vuestros fieles de los enemigos de la Cruz en virtud del Santísimo nombre de Jesús: os suplicamos nos concedáis que, vencidos por su intercesión las asechanzas de nuestros espirituales enemigos, merezcamos recibir de Vos la corona de la justicia. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor.

SECRETA: Mirad aplacado ¡Oh Señor!, el sacrificio que inmolamos; para que, por la intercesión de vuestro bienaventurado Confesor Juan, nos mantenga seguros bajo vuestra protección para destruir las asechanzas de los enemigos. Por nuestro Señor Jesucristo.

POSCOMUNION: Llenos de este manjar celestial, y recreados con esta espiritual bebida, os suplicamos, Dios todo poderoso, que por la intercesión de vuestro bienaventurado Confesor Juan, nos defendáis del maligno enemigo, y concedáis paz a vuestra Iglesia. Por nuestro Señor.

No contando, todo el santoral romano, con otra figura virtuosa más relacionada con la milicia, ni más entregada a la espiritualidad de la misma, como fue la vida modélica del Santo Confesor, y para que sirviera de ejemplo a todos los sacerdotes que consagraran su vocacional ministerio al servicio de las necesidades religiosas, de todos aquellos guardianes protectores de la seguridad del libre ejercicio de los derechos y obligaciones, dentro de la paz deseada; San Juan Pablo II Papa, de tan feliz recuerdo, el 10 de febrero del 1984, declaró Patrono de los Capellanes Militares, a San Juan de Capistrano.

José Manuel León Gómez.
Sevilla.

 

 

 

Modulo der

 CALENDARIO PASTORAL 2018-2019

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
Fecha : Martes, 01 de Octubre de 2019
2
3
4
5
Fecha : Sábado, 05 de Octubre de 2019
6
7
8
9
10
11
12
Fecha : Sábado, 12 de Octubre de 2019
13
14
15
16
17
18
19
20
21
24
25
26
27
28
29
30
31

Descaga tu calendario

icono pdf Calendario 245px Google Calendar

 

  

Portad reflexiones twitter

Portada La buena politica

Bajo la bandera de Jesús Portada

cabecera apuntes para la vida

cabecera delegacion catequesis

Sin título 1

Noticias del Papa Francisco

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58

Mas Noticias

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103
  • 104
  • 105
  • 106
  • 107
  • 108
  • 109
  • 110
  • 111
  • 112
  • 113
  • 114
  • 115
  • 116
  • 117
  • 118
  • 119
  • 120
  • 121
  • 122
  • 123
  • 124
  • 125
  • 126
  • 127
  • 128
  • 129
  • 130
  • 131
  • 132
  • 133
  • 134
  • 135
  • 136
  • 137
  • 138
  • 139
  • 140
  • 141
  • 142
  • 143
  • 144
  • 145
  • 146
  • 147
  • 148
  • 149
  • 150
  • 151
  • 152
  • 153
  • 154
  • 155
  • 156
  • 157
  • 158
  • 159
  • 160
  • 161
  • 162
  • 163
  • 164
  • 165
  • 166
  • 167
  • 168
  • 169
  • 170
  • 171
  • 172
  • 173
  • 174
  • 175
  • 176
  • 177
  • 178
  • 179
  • 180
  • 181
  • 182
  • 183
  • 184
  • 185
  • 186
  • 187
  • 188
  • 189
  • 190
  • 191
  • 192
  • 193
  • 194
  • 195
  • 196
  • 197
  • 198
  • 199
  • 200
  • 201
  • 202
  • 203
  • 204
  • 205
  • 206
  • 207
  • 208
  • 209
  • 210
  • 211
  • 212
  • 213
  • 214
  • 215
  • 216
  • 217
  • 218
  • 219
  • 220
  • 221
  • 222
  • 223
  • 224
  • 225
  • 226
  • 227
  • 228
  • 229
  • 230
  • 231
  • 232
  • 233
  • 234
  • 235
  • 236
  • 237
  • 238
  • 239
  • 240
  • 241
  • 242
  • 243
  • 244
  • 245
  • 246
  • 247
  • 248
  • 249
  • 250
  • 251
  • 252
  • 253
  • 254
  • 255
  • 256
  • 257
  • 258
  • 259
  • 260
  • 261
  • 262
  • 263
  • 264
  • 265
  • 266
  • 267
  • 268
  • 269
  • 270
  • 271
  • 272
  • 273
  • 274
  • 275
  • 276
  • 277
  • 278
  • 279
  • 280
  • 281
  • 282
  • 283
  • 284
  • 285
  • 286
  • 287
  • 288
  • 289
  • 290
  • 291
  • 292
  • 293
  • 294
  • 295
  • 296

Publicaciones del Arzobispado

Volver
facebook_page_plugin