900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

Domingo en la mar

El domingo en la mar es un día diferente a los demás. Es el día del Señor y, aunque las labores del barco no se detienen, los espíritus finos y marinos herederos de una larga tradición caen en la cuenta de que este día, en especial, es del Señor, que, resucitado, vive entre nosotros. Comienzo a preparar la Santa Misa con tiempo. Pongo a punto los enseres litúrgicos sobre lo que hace de altar con la dignidad que me permiten las circunstancias. Con esmero y delicadeza.

La liturgia de la Misa, si se quiere vivir en toda su riqueza, exige preparación externa e interna. Durante la semana he ido preparando las lecturas en español e inglés, pues acuden a la Misa dominical feligreses de habla no española. Es una dificultad que tengo que prever y resolver. La solución a este escollo la encontré elaborando un power point semanal que se proyecta en una pantalla visible a todos, de manera que, cual fuere la lengua, puedan participar todos en la Misa de manera activa. Si la lectura se pronuncia en inglés, podemos leer en castellano la misma lectura en la pantalla, y viceversa... Las respuestas y oraciones se hacen en latín. Es emocionante ver cómo el oficial de Austria, el de Croacia, el de Portugal, los de Francia, los de Italia... rezamos al unísono y pedimos las mismas cosas al Príncipe de la Paz. ¡Es la universalidad de la Iglesia! Vienen muchos extranjeros y vienen muchos españoles para participar en la Mesa del Señor. Por esta connotación especial, he de "internacionalizar" la Misa, de manera que todos, de alguna manera, se sientan partícipes en la ceremonia, que, repito, participan en gran número.

Al terminar la Santa Misa, una particularidad irrenunciable por ser muy nuestra: Se entona la Salve marinera, que se hace más marinera a bordo. "Me emociona cantarla", me confesaba un marinero con el brazo tatuado. Esta Salve tiene un algo especial para el marino. Es imposible cantarla con devoción y no sentir el corazón conmovido hacia ideales nobles de ser mejores. A la par, se proyecta en la pantalla la letra de la Salve en inglés, "Salve, star of the sea..."

 Poco después de la Misa, la comida en el "restaurante" Cantabria, de muy buen comer. Este día los cocineros se lucen con platos mejores y más elaborados. Pareciera como una "catequesis" con fundamento que nos dan cocineros y reposteros: es domingo. Es el día del Señor que dispone de viento y mar y a quien pedimos su protección en esta Operación Sophia.

Volver