900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

Miercoles de Ceniza en la Iglesia Catedral de las FAS

Este día, que es para los católicos día de ayuno y abstinencia, igual que el Viernes Santo, ​ se realiza la imposición de la ceniza a los fieles que asisten a misa. Estas cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior, y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza de los fieles como signo de la caducidad de la condición humana; como signo penitencial, ya usado desde el Antiguo Testamento; y como signo de conversión, que debe ser la nota dominante durante toda la Cuaresma.

El oficio fue celebrado por el Arzobispo Castrense, Don Juan del Río Martín, concelebrado por el rector del Seminario Castrense, y acolitado por los seminaristas.

Las lecturas escogidas sabiamente para esta celebración, Joel 2, 12-18; salmo 50, 3-6. 12-14. 17 y 2 Corintios 5, 20-6,2 recuerdan el sentido de penitencia, conversión y arrepentimiento de los pecados; y el Evangelio Mt 6, 1-6. 16-18. recuerda como debe ser la penitencia, la oración y el ayuno agradable a Dios.

El Arzobispo comenzó la homilía diciendo «El Señor es bueno y compasivo, cuando parece que la maldad crece en el mundo, y que se agota la caridad, el amor y las buenas obras; no se agota en el corazón de Dios, siempre nos da una oportunidad», «Solo la soberbia de la maldad, hace que se pierda el horizonte básico que es la fragilidad humana». En todo momento manifestó que la cuaresma es una terapia y una pedagogía pues nos invita a la conversión, y a través del trípode fundamental de la oración, el ayuno y la limosna, podemos hacer que el bien crezca en nuestro corazón.

Tras la homilía, se procedió a la bendición e imposición de la ceniza a los fieles, siempre recordando y proclamando las frases extraídas de las Santas Escrituras: “Convertios y creed en el Evangelio” Mc 1, 15. y “Acuerdate que polvo eres y en polvo te convertiras” Gn 3, 19.

Numerosos fieles quisieron signarse con la ceniza, para recordar que son frágiles, que son finitos, y que es Cristo quien vive en ellos.

El prefacio de la Liturgia eucarística decía: tú has querido que te diésemos gracias mediante la abstinencia, para que nosotros, pecadores, dominásemos con ella nuestro orgullo e imitásemos tu generosidad dando de comer a los necesitados. Un prefacio, que claramente tiene una única lectura, y es la renuncia de las cosas, los bienes, las situaciones que nos atan, y no nos dejan libres, siempre en bien de otro hermano; pues dicha renuncia, siempre hará bien al prójimo.

 

 

ESCUCHA LA HOMILIA 

 

 

ALGUNOS MOMENTOS EN LA CATEDRAL

  • IMG_3759
  • IMG_3876
  • IMG_3902
  • IMG_3965
  • IMG_3974
  • IMG_4028
  • IMG_4071
  • IMG_4082
  • IMG_4105
  • IMG_4126
  • IMG_4148
  • IMG_4163
  • IMG_4226
  • IMG_4278
  • IMG_4317
Volver